El gol, una emoción indescriptible

Israel Alba, uno de los jugadores manizaleños del Once Caldas, está feliz porque alcanzó un nuevo logro en su carrera como futbolista profesional. El gol que le marcó al Huila, el domingo pasado, fue su primera anotación en la Liga Águila: «Es una emoción muy grande, por todo lo que he venido luchando, por el esfuerzo, es el fruto del trabajo, se lo dedico a mi familia que siempre ha estado apoyándome. Un gol con el equipo de mi tierra, del que soy hincha, es algo indescriptible. Muy contento porque estoy trabajando por ganarme un puesto en el equipo».

La anotación motiva al defensor caldense de 23 años que tiene entre sus retos consolidarse como profesional en el equipo blanco de Colombia, para eso se prepara día a día, se entrena con el firme propósito de rendir al máximo en la posición que le toque, como lateral o como extremo: «Fue muy bueno marcar porque de esa forma le respondo a la confianza del entrenador Hubert Bodhert que cree en mis condiciones y me dio la oportunidad de actuar en una posición que no es la habitual, como extremo, en la que también me siento a gusto y en la que tengo más cerca el arco rival para anotar».

Israel Alba Marín, de 23 años, debutó con el Once Caldas en mayo del 2013, enfrentando al Atlético Huila, en Palogrande. En su trayectoria como profesional ha marcado 4 goles, en sus más de 40 partidos con Leones y Once Caldas.